Menu Close

Biopsiquiatría Iluminada

Publicado originalmente en el Boletín de Inteligencia Parental Número 57, 1 de septiembre de 2003

La semana pasada, en el Proyecto Candlelight, añadí un tema, literalmente en el último minuto, sobre el reto a la Asociación Americana de Psiquiatría, de unos huelguistas de hambre que participaron en un “Ayuno para la Libertad en Salud Mental” en Pasadena, California. No estoy planeando seguir la huelga de hambre en las páginas de Inteligencia Parental, pero quería darle a Ud. una oportunidad de saber más acerca de ella y seguirla Ud. mismo, si quiere, por lo que esta semana le traigo la actualización más reciente de Nicholas Regush, del Diario Red Flags (Banderas Rojas), y un enlace a la página web de MindFreedom (Libertad Mental) – los organizadores del ayuno – para más información.

28 de agosto de 2003

SEGUNDA OPINIÓN

http://www.redflagsweekly.com/extra/2003_aug28.html
[este sitio Web pareciera no estar más activo]

Un ayuno por la libertad en la salud mental

‘Una huelga de hambre desafía al dominio internacional de la biopsiquiatría y la drogadicción forzada de los pacientes.’

ciencia  Cuestionable – por la fuerza

Ocho en Serie

Por el Editor de RFD, Nicholas

Día Doce. Ayer, los huelguistas de hambre de MindFreedom, en Pasadena, California, celebraron una reunión cara a cara con la Dra. Marcia Goin, Presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). No, no fueron exactamente invitados a tomar un café y pastel, pero dicen que tampoco encontraron demasiada resistencia cuando decidieron a hacer una corta caminata desde la sede de la huelga, hasta la oficina de Los Ángeles de Goin. Llamaron primero.

No fue una reunión que entrará en los libros de récords en términos de un avance real, pero para los huelguistas fue un avance suficiente, por ahora, ya que Goin parece haber indicado una voluntad reservada de explorar la posibilidad de tener una reunión entre los representantes de MindFreedom y la APA.

La cuestión, como ya he explorado en las columnas anteriores de esta serie, es principalmente acerca de la agenda psiquiátrica dominante en juego en estos días: la biopsiquiatría. Los huelguistas de hambre de MindFreedom le están pidiendo a la APA y a la Alianza Nacional para los Enfermos Mentales y al Cirujano General de los EE.UU., que proporcione evidencia científica sólida para la ‘base biológica de las enfermedades mentales’. Una de las razones, aparte de la obvia, de su demanda, es que existe un creciente patrón de drogadicción forzada a través de los EE.UU., como el eje central de los así llamados programas comunitarios. Este es el resultado directo de una fuerte creencia – y hago hincapié en la palabra creencia -, en la teoría biológica de la enfermedad mental. Y, por lo tanto, se deduce, que ese sistema de creencias conducirá inevitablemente a una política de drogadicción forzada, requiriéndoles a muchos pacientes psiquiátricos a aceptar las terapias de drogas como un pasaporte a la vida en comunidad.

Una de las razones por las que esta huelga de hambre es sumamente importante, es porque apunta a una pauta generalizada en nuestra cultura, de aceptar una ciencia menos que adecuada como base para la atención clínica. He estado reportando sobre ciencia y medicina durante más de 25 años, y siempre he tenido muy claro en mi mente que lo que a menudo pasa por sabiduría y política pragmática, es información muy primitiva. Sólo los profesionales de la salud, incluyendo a los psiquiatras, carecen de la humildad para entender que están lidiando con una pequeña fracción de lo que será conocido dentro de cinco años o diez años a partir de ahora. Esto es especialmente cierto en el caso de la ciencia del cerebro. La Psiquiatría ha saltado a la llamada ‘era del cerebro’ con la sofisticación de un ‘mosquito’. También saltó tomada de la mano de la industria farmacéutica, que tiene la conciencia social de una ‘pústula’.

Durante los muchos años que he reportado sobre la salud, he entrevistado a muchos científicos, tanto para la Prensa como para la Televisión, y entre ellos ha habido Premios Nobel y ganadores de esto y aquello. He encontrado que las personas que son dignas de confianza y dispuestas a explorar ideas están definitivamente entre la minoría. Pero se destacan por tener una profunda comprensión de que vivimos en un planeta primitivo, con ideas todavía primitivas. La otra parte – los que pretenden que tienen respuestas para todo – también se destacan como genios en sus propias mentes. Tras un cuidadoso escrutinio – y, a veces, en el acto de entrevistar – me ha sido extremadamente fácil exponer el increíblemente bajo nivel de conocimientos que algunos de estos agitadores de pedestales realmente tienen. Cuando resoplan lejos con sus teorías y hechos en frente de personas que sienten que pueden controlar, parecen tener la mano ganadora. Pero cuando tienen que detallar sus opiniones de manera ordenada, a menudo colapsan. Esta es una de las razones por las que yo, como columnista, he publicado numerosos desafíos – el más reciente, uno a la APA – a debatir conmigo sobre cuestiones de fondo. Si bien nunca puedo estar seguro de ganar por knock-out, tengo suficiente experiencia a mis espaldas para saber cuán increíblemente vulnerables son realmente algunos de estos peces gordos. Y eso incluye su falta de conocimiento de la ciencia a gran escala en torno a su profesión elegida.

En el caso de la APA, sinceramente dudo sobre si alguno de sus investigadores u otros representantes podrían salir con caras felices de un bien organizado encuentro con los críticos de la teoría biológica que delinea y maneja a la  psiquiatría. ¿Es esta la razón por la cual un presidente APA probablemente no esté demasiado dispuesto a involucrarse en un debate? Probablemente. Debido a que la APA se vería como el trasero de un caballo una vez que el debate haya empezado. Francamente, daría lo que fuera por ser testigo de tal debate, o incluso participar en uno. También me encantaría ver a la APA celebrando uno con los representantes de la industria farmacéutica reunidos en la audiencia como ‘relevos’, sólo en caso de que la APA se meta en problemas. ¿Y por qué no?, sería de esperarse, y el equipo de relevo acabaría siendo la imagen perfecta para una profesión que está perdiendo credibilidad en todo el mundo, día a día.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *